VISIÓN DE UN ESTADO DEMOCRÁTICO EN LIBIA

VISIÓN DE UN ESTADO DEMOCRÁTICO EN LIBIA

VISIÓN DE UN ESTADO DEMOCRÁTICO EN LIBIA

LIBIA LIBRE

El Consejo Nacional de Transición (CNT), plantea la visión general de la refundación de la Nación Libia en un Estado democrático. La cual responda a las necesidades y ambiciones progresivas del pueblo libio. Y lo que requiera o necesite durante este importante periodo histórico que se inicia con la Revolución del 17 de febrero.

 Una vez que se hayan eliminadas las barreras del miedo, la opresión y la tiranía; y hayamos derrotado a los criminales que han intimidado y asesinado a muchos de nuestros conciudadanos y conciudadanas, mediante las brigadas y bandas armadas del despreciable régimen gadafista a lo largo de duras y desoladas décadas, se nos brindará la oportunidad de trazar las líneas generales de un Estado moderno, libre y estrechamente unido.

 La dura experiencia histórica por la que ha atravesado nuestro Pueblo, nos ha dado la gran posibilidad de reflexionar sobre el hacer de la buena política, frente a la dictadura con su opresión y dominación asfixiante. Y con la convicción, sin lugar a la duda, de que no existe mejor alternativa que el surgimiento de una sociedad en libertad, con plena democracia soberana, y dentro de los principios de los Derechos Humanos y Civiles. Todo ello es viable mediante el diálogo, la tolerancia, la cooperación y la reconciliación entre toda la ciudadanía del Estado libio. Para conseguirlo es imprescindible la participación común de todos y entre todos. Erradicando cualquier tendencia fanática, represora y violenta de los fundamentos que amparan a la ciudadanía y a los derechos inherentes de toda la población libia y, por extensión, a todos los visitantes de nuestro magnífico y honorable país.          

 La lección recibida de nuestro pasado nos enseña la necesidad de respetar los diferentes intereses de todos los estratos sociales que constituyen nuestro Estado-Nación. La conservación de la unidad y cohesión del tejido social requiere, como principio importante, no sacrificar los intereses y esperanzas de algunas clases sociales a costa de otras, sean cuales fueren las razones y las justificaciones que se puedan presentar.

 La citada experiencia del párrafo anterior, nos ha enseñado que el Gobierno político debe ser fruto de una libre participación electoral de todos; y sin tratar de excluir a nadie mediante la confiscación o control sobre cualquier voto expresado libremente en la urna correspondiente.

 Lo que hemos vivido nos ha demostrado lo qué significa el poder de un único individuo, un partido único, una opinión única y un color único. Esa experiencia nos aclara los términos y las prácticas de los regímenes totalitarios, o regímenes anárquicos, que siempre van acompañados de una corrupción personalizada y/o generalizada. Y, por tanto, la segura destrucción de la sociedad como tal.

 El Gobierno (poder) debe someterse, necesariamente, a las bases del contrato social-político que nos llevará a una sociedad firmemente civilizada. Con ella reconoceremos, sin dificultad, la pluralidad intelectual y política, y la transferencia de poder a través de la alternancia democrática y pacífica. Poniendo a prueba su condición Institucional y de derecho a través de plebiscitos: según establezcan los artículos correspondientes de una Constitución aprobada, en referéndum, por la población adulta de Libia como Estado-Nación.

 El Consejo Nacional de Transición presenta, a considerar, principios democráticos como base de la construcción de un Estado libio libre y unido. Y como guía de nuestra larga marcha por la liberación, presentamos lo siguiente:

 1-    Libia será un Estado democrático, en el que su soberanía radicará en el Pueblo; su religión principal será el Islam; su lengua oficial el árabe; y su capital Trípoli.

2-    Adoptará una Constitución oficial del Estado, que determine su naturaleza trazando con precisión aspectos y estructuras institucionales políticas, civiles, legislativas, ejecutivas y judiciales. Una constitución que establezca, de manera clara y expresa, los Derechos y Deberes de los ciudadanos, basada en el principio de separación fundamental entre los tres poderes clásicos de un Estado democrático: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Con una relación flexible y equilibrada entre los mismos, y fundamentada en la independencia tangible de la justicia.

3-    Adoptará el principio de la elección libre y directa de todas las instituciones legislativas y ejecutivas, en aplicación del derecho a la libre elección personal y al de candidatura.

4-    Respetará y garantizará la libertad de opinión, de expresión y de publicación. Y así mismo, la independencia de prensa y de otros medios de comunicación, dentro del marco constitucional y de sus normas y reglamentos vinculantes que se deriven.

5-    Garantizará el derecho pacífico para protestar mediante manifestaciones y encierros grupales, dentro del articulado constitucional y de sus normas que de él se deriven. Con un fin: el mantener el orden, la seguridad ciudadana, la propiedad privada y, específicamente, la paz social.

6-    Garantizará la libre formación de organizaciones políticas, y otras que representen a la sociedad civil, de forma voluntaria e independiente entre ellas. Por descontado, ello incluye que se registren oficialmente partidos políticos, organizaciones civiles, sindicatos, asociaciones, federaciones y otros modelos que reúnan las legales condiciones exigibles de forma global y específicamente.

7-    El Estado se fundamentará en el pluralismo intelectual y político. Con un principio básico: la alternancia democrática y tangible para gobernar el Estado y todas las Instituciones públicas inherentes a él, como por ejemplo: Territorios y Ayuntamientos. Principio que también tendrán que contemplar las organizaciones privadas que representan a la sociedad civil. Será, por otro lado, un Estado abierto a la participación de la política unitaria con todos los territorios que lo conforman. Además, y por otra parte, establecerá canales de participación para las minorías afectadas por una discriminación étnica, religiosa y sexual. Y otras que se registren con arreglo a las normas constitucionales que se establezcan para defender su condición ciudadana en inferioridad exagerada frente al resto.

 

Reivindicación de la política democrática,  y  de los valores de justicia social

1-    La economía nacional ha de estar basada en el conocimiento, la programación y la planificacióna al servicio del pueblo. Con la condición de crear instituciones económicas eficaces que promuevan el empleo digno. Tratando de erradicar el desempleo y la pobreza que ello origina. Proyectando, a su vez, una sociedad sana en todas sus acepciones; en donde la ecología y el bienestar social sean el estandarte de la nueva Libia.

2-    Construiremos una pública sociedad fuerte y productiva. Y con un libre desarrollo privado y emprendedor. Proyectando y adiestrando a la sociedad para que evite la corrupción y el mal uso de los recursos naturales y manufacturados.

3-    Propondremos un Estado libio que se sitúe en el siglo XXI, por medio de un avance ostensible de la educación, la ciencia y la tecnología autóctona en combinación acordada con terceros países. La promoción y el uso de los conocimientos de la enseñanza, la cultura y la información técnica y científica generan, por sí mismo, una sociedad más solidaria y competitiva.

4-    Consolidará leyes justas que garanticen los derechos sociales de todas las clases sociales. Creará instituciones y fondos públicos y privados para la atención social, la integración ciudadana y la seguridad social.

5-    Garantizará la libertad constitucional y los derechos tangibles de la mujer; donde la igualdad de oportunidad en todos los campos del saber y el hacer será un hecho. Y con más empuje en las profesiones jurídicas, políticas, económicas y culturales.

6-    Será un Estado civil que respete la libertad de culto y sus nobles principios. Muy lejos del fanatismo, el extremismo y la tergiversación interesada por intereses políticos, sociales y económicos. Un Estado libio que rechazará, con sus propios medios democráticos: la violencia, el terrorismo, el fanatismo y la exclusión cultural. Creemos en un Estado que respete los Derechos Humanos, los principios de su ciudadanía, los derechos de las minorías y las marginadas. El ciudadano de un Estado de Derecho, y de las Instituciones que le conforman, ha de ser libre, a pesar de su color, sexo, lengua, creencia, etnia o statu social.

 

Estado democrático en sus relaciones con el mundo 

1-    El nuevo Estado libio se unirá, a través de sus instituciones democráticas, con los demás Estados a través de unas relaciones regionales e internacionales equilibradas y racionales, respetando la vecindad consolidada de los lazos de amistad y respeto e independencia de la soberanía entre Estados. Alcanzando el desarrollo de la integración regional, la cooperación internacional y la participación conjunta con organizaciones internacionales, con un fin esencial: conseguir la paz y la seguridad en el planeta.

2-    Creemos que un Estado convencido del bien que suponen los valores de la justicia internacional y el acatamiento y respeto a los Derechos Humanos, debe rechazar con firmeza toda aventura fascista y dictatorial. Además de participar, junto con organizaciones internacionales, contra las tendencias racistas, la discriminación étnica y el terrorismo planetario. Asimismo, apoyará las causas que promuevan la paz, la democracia y la liberación del despotismo, nepotismo y autoritarismo.

 

El futuro Estado democrático de Libia, acatará y respetará todas las Cartas, Convenios y Tratados Internacionales y Regionales que promulguen decisiones sobre la paz y la seguridad en el planeta o territorialmente. Además de cooperar en la convivencia pacífica entre los Estados Naciones y Pueblos.

 

Guardará, también, con transparencia y credibilidad, los derechos nacionales de la ciudadanía libia. Así como el de empresas de países extranjeros, en base a leyes que regularán la inmigración legal, la residencia y la nacionalidad de cada cual. Respetará los principios y derechos de asilo humanitario en general. Asimismo, rechazará cualquier intervención en los asuntos internos de los Estados y Pueblos, por respeto a su soberanía y en reconocimiento a su libertad y decisiones.

 Comité de Asuntos Políticos y Relaciones Internacionales

 

2 Comments

  1. azul dice:

    Buenos dias

    La pagina WEB parece un MONOLOGO donde se encuentran los BLOGS de discusion democratica ?

    Por que no se hace un REFERENDUM inmediatamente en todos los paises ARABES y AFRICANOS ( no solo en Libia) bajo control de las Organizaciones Internacionales ?

    Como es posible que acepten “criminales” antiguos inistros de Gadafi en llamado CNT ?

    Como pueden aliarse con paises colonialistas de Africa como Francia , EEUU, UK … que han explotado a los pueblos del mundo desde hace ,mas de 100 años ?

    Sinceramente no creo que Vds representen al pueblo libio sino defenderian un REFERENDUN inmediatamente en todos los paises arabes y no serian complices del pillaje de Libia por los paises Occidentales

  2. [...] que el documento que habían elaborado los opositores como programa de transición, titulado “Visión de un Estado Democrático en Libia” , era perfectamente suscribible en su letra. Al parecer, le exigirán al gobierno instalado [...]