El Nerón de Egipto

 El Nerón de Egipto

El Nerón de Egipto

Policías y  antidisturbios de Mubarak  disfrazados con ropa civil, entraron a galope montados en caballos y camellos, pero fueron arrestados por los números manifestantes y que portaban documentación de identidad de policías y fuerzas de seguridad.  Policías y fuerzas  antidisturbios de Mubarak  disfrazados con ropa civil, acompañados con  matones y delincuentes   a sueldo contratados, usando la flota de   camellos y caballos  que utilizan los trabajadores  que trabajan en el sector de turismo cerca de las Pirámides, y armados con palos y  armas blanca de gran tamaño, entraron a matar contra los jóvenes y manifestantes    en la plaza principal de El Cairo Altahrir, además de otros grupos  desde las azoteas y balcones de los edificios colindantes  lanzándose piedras, botellas y bombas incendiarias en escenas de caos descontrolado, mientras los soldados observaban sin intervenir.

Entraron a galope montados en caballos y camellos, pero fueron arrestados por los números manifestantes y que portaban documentación de identidad de policías y fuerzas de seguridad.   En el frente de la batalla, junto al famoso Museo Egipcio en Los policías vestidos de civiles  ocuparon los techos vecinos para lanzar ladrillos y bombas incendiarias a la multitud y un árbol en los jardines del museo quedó envuelto en llamas. 

En los accesos a la plaza, las fuerzas de seguridad  disfrazados de pro mubarak se agazapaban detrás de camiones abandonados y se arrojaban trozos de concreto y botellas. Algunos blandían machetes. 

Dentro de la plaza, decenas de hombres y mujeres del  los manifestantes rompían la acera con barrotes y enviaban los trozos en talegos de lona a quienes combatían en el frente.

 Manifestantes ensangrentados eran atendidos en clínicas improvisadas en mezquitas y callejones y se informó de cientos de más de 750  heridos. Directo: Al Yazira eleva a 1.500 los heridos  Y número desconocido de muertos

Algunos lloraban y rezaban en la plaza donde unos 10.000 manifestantes se habían congregado por la mañana y apenas el día anterior una multitud jubilosa de  más  de un millón había exigido pacíficamente la renuncia de Mubarak.

Otros rogaban a los soldados que los protegieran, pero éstos se negaron. Los militares no intervinieron, más allá de algún disparo al aire y no había Policía uniformada a la vista.

Muchos manifestantes afirmaban que es -una táctica empleada en el pasado por las fuerzas de seguridad-

Fuente: manifestante de la plaza  altahrir Egipto

One Comment

  1. Adel dice:

    Soy egipcio estudiando en Madrid, muchas gracias a los hermanos libios por su apoyo, me gustaria visitar vuestra asociación cuando vaya a visitar el pais vasco , un abrazo muy grande , gracias