Congreso musulmanes europeos: Identidad y valores compartidos

Congreso musulmanes europeos

musulmanes europeos

 Congreso musulmanes europeos: Identidad y valores compartidos

 Por Abdul Haqq Salaberria

Al rededor de 250 estudiosos, políticos y ulemas europeos se dieron cita en el Hotel Juan Carlos I de Barcelona, el fin de semana del 17 y 18 de diciembre, para celebrar el Congreso Internacional titulado “Los musulmanes y los valores europeos” organizado por el Consejo Europeo de Ulemas Marroquíes con sede en Bruselas (Bélgica) y la Unión de Centros Culturales Islámicos de Cataluña (UCCIC), con sede en Barcelona, que agrupa a 40 entidades catalanas.

Temas como la libertad religiosa; la jurisprudencia musulmana frente a la modernidad; la alteridad cultural; las experiencias de acogida de las poblaciones musulmanas en Bélgica y Francia; el papel de los musulmanes en la construcción actual de Europa; el liderazgo de los musulmanes europeos; las divergencias y encuentros entre del Islam y el pensamiento europeo; la laicidad, el espacio público y los símbolos religiosos; la regulación de la diversidad religiosa; o la contribución espiritual del Islam en la sociedades europeas contemporáneas, fueron abordados en intensas sesiones y debates muy enriquecedores dado que, tanto ponentes como público asistente, eran de procedencias, pensamientos y credos muy diversos.

Alcaldes, diputados, diplomáticos, profesores universitarios, trabajadores sociales, representantes de distintas asociaciones, líderes religiosos, etc., formaban un grupo muy plural en el que podían encontrarse mujeres y hombres de países europeos como Bélgica, Holanda, Dinamarca, Alemania, Reino Unido, Noruega, Francia, Italia y España.

Símbolos religiosos

Ulemas musulmanes europeos

El primer ponente, Jogen Nielsen, de Dinamarca, abordó el polémico asunto de las prohibiciones de símbolos religiosos en Europa (burka, hiyab) y otros contenciosos como los brotes islamófobos en la derecha más conservadora, el asunto de las caricaturas o el libro publicado en Alemania por un importante banquero. Ivan Jiménez- Aybar, doctor en derecho y abogado especializado en inmigración y asuntos religiosos, abordó el mismo tema desde la experiencia española.

“A menudo equivocamos términos como laicidad y laicismo” afirmó y dijo que en nuestro país tendemos a modificar los ingredientes de la laicidad con una receta propia que acaba por transformarla en otra cosa. La igualdad ante la ley no significa que uniformemos la sociedad, se puede ser igual y plural al mismo tiempo. Jiménez-Aybar, abogado de Najwa Malha, la niña que protagonizó un revuelo mediático por su decisión de ir con hiyab a la escuela, dijo que la ley y los tribunales españoles defienden la Libertad Religiosa y ningún consejo escolar puede dejar sin efecto esta protección.

Organización local

La gestión de la diversidad religiosa por parte de las distintas administraciones europeas, sobre todo las locales, fue abordada desde la experiencia belga y francesa en municipios donde hay una población musulmana cada vez más importante. Cuestiones como los centros islámicos, los mataderos, los cementerios o la educación, son abordadas en colaboración con las asociaciones musulmanas locales con resultados satisfactorios para ambas partes. Se vio la necesidad de formar a los líderes religiosos en la cultura europea para que su labor se desarrolle en contacto con una realidad que muchas veces no comprenden suficientemente.

También se insistió en la importancia de organizar las relaciones entre la comunidad musulmana y la administración en el ámbito regional, dado que las competencias en asuntos que conciernen a la gestión de la diversidad están en manos de las administraciones locales ( municipios, diputaciones y gobiernos autónomos en el caso español).

Dar al dawa

El Islam y la cultura europea comparten valores que son universales. Eric Geoffroy (Francia) habló del aporte espiritual del Islam en una sociedad europea que se ha visto obligada a preguntarse sobre su propia identidad por la presencia de una pluralidad religiosa creciente. Pero los musulmanes también han tenido que hacerse las mismas preguntas. ”El color del agua es el color del recipiente” recordaba Geoffroy quien mencionó al sufismo como un ejemplo de la universalidad del conocimiento espiritual islámico y mencionó a Ibn Al Arabi cuando animaba a conocer otros credos ya que hay que “aproximarse a lo bello y a lo que nos alegra y apartarse de lo que nos disgusta… ya que podemos reconocer la Belleza y Majestad (Yamal y Yalal) de Allah allá donde miremos”.

El Islam y la cultura europea comparten valores que son universales.

Quizás una de las cuestiones más interesantes planteadas por los ponentes fue la reinterpretación de la jurisprudencia islámica en el apartado de las relaciones entre los musulmanes con los no musulmanes y entre Dar al Islam (la casa del Islam) con Dar al Harb (la casa de la guerra). Mohammed Ghaly (Paises Bajos) dijo que podemos revisar toda esa jurisprudencia ya que ninguna de las condiciones preexistentes se dan hoy en día. “Europa, no puede considerarse una tierra donde el Islam no pueda practicarse, una tierra hostil al Islam, y además muchos musulmanes tienen allí garantizados muchos más derechos que en sus respectivos países de origen”, afirmó. Por el contrario, lo que tradicionalmente se consideraba Dar al Islam ha dejado de serlo ya que la aplicación de la Sharia, en su integridad y como base de la justicia social, no se da en ningún lugar del mundo.

Por eso hay que revisar toda esta terminología e introducir otras interpretaciones que la Siyar (ética de las relaciones musulmanes-no musulmanes) ya preveía. Europa sería ahora un Dar al Dawa, una tierra donde presentar el Islam; Dar al Amn, tierra de refugio; Dar al-’Ahd, tierra de tratados y pactos; o Dar al-Hudna, tierra de la calma. Todas estas terminologías inciden en la necesidad de evitar la confrontación y en los deseos mayoritarios de llegar a una construcción europea en la que los musulmanes sean una parte activa y comprometida.

Comments are closed.