Al Jazeera, la voz de las revoluciones árabes

Al Jazeera, la voz  de las revoluciones árabes

Al-Jazeera, la voz de las revoluciones árabes

Presentadora árabe Aljazeera

Presentadora árabe Aljazeera

A lo largo de su historia, esta cadena ha sufrido atentados, encarcelamientos de sus corresponsales,  censura e intentos de liquidarla y la han acusado de tener relaciones privilegiadas con los terroristas de Al Qaeda. Incluso fue bombardeada por EEUU en Afganistán y como objetivo de bombardeo  en la Guerra de Irak, como desvelaron documentos filtrados  de la Administración Bush.El gobierno de  Mubarak en Egipto ha ordenado hace días  a Al Jazeera suspender sus emisiones en el país.

 Otros países de Oriente Medio han tomado medidas similares.

¿Es posible aplicar una censura férrea para evitar la difusión de las revueltas?

Incluso han fundado canales que le hagan competencia para mermar su efecto

 A pesar de que los gobiernos han intentado poner puertas al campo, los recursos tecnológicos como Facebook y Twiter siempre han permitido sortear los intentos de censura.

 Actualmente en televisión, sin embargo, no son  los grandes cadenas occidentales las que  cuentan  a la población árabe (320 millones) lo que pasaba en las calles. Tanto en Túnez como en Egipto, una voz independiente árabe acompaña  la protesta popular: Al Jazeera.

-¿Cómo se originó Al-Jazeera?

La idea de Al-Jazeera comenzó en 1995  un   emir de Qatar.

En 1995 había un canal de televisión árabe de la BBC trabajando desde Londres y con televidentes en muchos países, especialmente en Qatar.

 Un periodista árabe de la BBC , Adnan Al Sharif conversando  con un emir de Qatar después de una entrevista,   surgió  la idea de la  organización de  un canal  independiente desde el mundo árabe.

El emir, formado también en occidente, pidió a Al Sharif que se quedara en Qatar para intentar crear un canal independiente.

Poco después, el canal de la BBC en árabe cerró debido a que los periodistas árabes de la BBC, publicaron un reportaje sobre Arabia Saudí.

“ Acción que por cierto,  se sigue haciendo en los países árabes, si un periodista publicase algo que no va con la línea oficial, se  clausura el programa o el periódico y con suerte  se despide el responsable o responsables o ira a la cárcel”.

El reportaje en cuestión  no  gusto a Arabia Saudí, y presionó para cerrar el canal BBC en árabe.

Fue represalia a su atrevimiento,   los periodistas árabes fueron despedidos y quedaron sin trabajo.

 Eso liberó a todos los profesionales experimentados que pudieron incorporarse de inmediato al proyecto Al-Jazeera.

Ha que destacar que son periodistas árabes de gran profesionalidad bien cualificados y formados en Occidente y bien concienciado sobre la objetividad, libertad de expresión y etc…

En junio-julio de 1996 comenzamos a producir el piloto de la emisión y en noviembre de 1996 lanzamos la transmisión real”.

Al Jazeera, que significa “península” en árabe, y su logo es la caligrafía árabe de la palabra.

 Al principio la gente desconfiaba mucho del hecho de que Al-Jazeera fuese un medio independiente 

Ahora, sin embargo, los gobiernos de la región saben que si no aparecen en el  canal nadie escuchará su versión de los hechos.

El canal de noticias es seguido en más de cien países, con acceso a 220 millones de hogares y cuenta con 400 periodistas que trabajan en 60 países distintos, según su página web.

A pesar de su vinculación original al emir de Qatar, Al Jazeera ha conseguido incomodar tanto al Gobierno de los Estados Unidos como a los dirigentes de Jordania, Siria, Kuwait, Arabia Saudí, Argelia, Marruecos, Mauritania Libia y, por descontado Túnez y Egipto que la consideran responsable de las actuales revoluciones .

A lo largo de su historia, esta cadena ha sufrido atentados, encarcelamientos de sus corresponsales,  censura e intentos de liquidarla y la han acusado de tener relaciones privilegiadas con los terroristas de Al Qaeda. Incluso fue bombardeada por EEUU en Afganistán y como objetivo de bombardeo  en la Guerra de Irak, como desvelaron documentos filtrados  de la Administración Bush.

Al Jazeera tiene diez canales de televisión, cinco de ellos dedicados a deportes, aunque es conocida principalmente por su canal de noticias 24 horas, que difunde sus noticias tanto en árabe como en inglés.

La medición de audiencias en los 200 países que pueden recibir la cadena vía satélite no es muy fiable, pero no es aventurado suponer que sus espectadores se cuentan por millones, posiblemente entre 40 y 60 más o menos fieles.

La libertad de expresión no es un valor muy afianzado entre los medios de comunicación de los países árabes, con gobernantes autoritarios que dirigen el país con mano de hierro. La mayoría de los gobiernos practican la censura y sus televisiones son meros instrumentos de propaganda casi surrealista.

Al Jazeera, en cambio, ha apostado por un periodismo independiente, incómodo, y, encima, consiguiendo audiencias millonarias sin hacer entretenimiento.

La cadena no inquieta tan solo a los gobernantes árabes. En Europa y Estados Unidos no se sienten cómodos con su línea editorial porque su punto de vista en política internacional es el árabe, pocas veces coincidente con la visión diplomática de los países occidentales.

Para contrarrestar sus informaciones,  EEUU dedica, con poco éxito de audiencia, 100 millones de dólares anuales a un canal en árabe, Al Hurra, “ la libre” mientras que la BBC emite también en esta lengua uno de sus servicios mundiales de noticias por televisión.

Sin embargo, algo está cambiando. Durante la crisis de Egipto el seguimiento de Al Jazeera en EEUU se ha incrementado un 2750% contabilizando 1.6 millones de espectadores a través de internet. Además parece que las grandes distribuidoras de cable, Comcast y Directv, que hasta ahora se habían negado a distribuir la señal de la cadena de Qatar, están reconsiderando su decisión.

Desde luego, Al Jazeera es un protagonista de primer nivel en las convulsiones que afectan a los países árabes.

Si Internet es la herramienta particular de los manifestantes, seguramente la opinión masiva está construida en buena parte por las informaciones del canal de  Aljazzera.

 httpv://www.youtube.com/watch?v=zASlz2Uy4gc

2 Comments

  1. [...] Al-Jazeera, la voz de las revoluciones árabes [...]

  2. Yasmina dice:

    Hola,

    Me gustaría decir que no puede camuflarse la verdad, si los periodistas de Al Jazeera se han formado en Occidente, no se debe negar. También es cierto que en Europa hay una tradición que anima y apoya la existencia de medios libres, independientes y alternativos pero las personas que estudiamos en Occidente debemos decir alto y claro que el sistema educativo continental (europeo) es eurocéntrico, que perpetúa graves prejuicios y pocas veces mira al exterior con humildad. Sin ánimo de echar por tierra la información creo que hay que matizar algunas cosas ya que llevo tiempo escuchando a más de un docente de la universidad afirmar que los jóvenes revolucionarios norafricanos son personas que vivieron en Europa y que al regresar a sus países han querido trasladar las libertades y derechos propios de este continente porque en el suyo nunca los vieron. Estos jóvenes, hombres y mujeres, no se ajustan a esos parámetros. Algunos nunca salieron de sus países y eso no impide que tengan el raciocinio y la voluntad suficiente para luchar contra la opresión. No son títeres manipulables ni máquinas que necesitan ser puestas en marcha por nadie “más avanzado”. Son ell@s quienes están dando una lección de dignidad y valentía al resto del mundo, y el resto del mundo no puede (ni debe) mistificar su voluntad.